Descripción del Proyecto

Información Previa

La Organización Europea de Ciegos (EBU) estima que hay 30.000.000 de personas con discapacidad visual en Europa, teniendo en cuenta el predominio de la pérdida de visión entre la creciente población de personas mayores. Según la EBU, cerca del 70% de los Europeos ciegos o con deficiencia visual son mayores de 60 años, y dos tercios están por encima de los 65 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) espera un aumento en el número de personas mayores que experimentan pérdida de visión, hasta un 30-50% en los próximos 10-15 años, cifras atribuidas al envejecimiento y a la diabetes.        

 

El envejecimiento de la población que sufre pérdida de visión relacionada con la edad tendrá un importante impacto en los servicios de atención sanitaria y social del futuro. Una pérdida de visión grave puede dar lugar a una disminución en la calidad de vida, reduciendo las actividades diarias y la movilidad física, lo cual termina en una posible exclusión social y depresión.

 

Para las personas con deficiencia visual, moverse fuera de su zona de confort es un gran reto y requiere ayuda de terceros. Aunque los perros guía se usan con éxito para tareas de movilidad, solamente un pequeño porcentaje de la población invidente utiliza los perros guía, debido a su coste y al largo tiempo de espera del adiestramiento del perro. A pesar de las tecnologías existentes, la movilidad para ellos a menudo sigue dependiendo de la memorización de rutas y de la utilización del bastón blanco. Proporcionar medios que consigan la independencia y la igualdad social para la comunidad de invidentes y personas con deficiencia visual es de vital importancia; por tanto, nuevas soluciones de ayuda a la movilidad y a la navegación basadas en las TIC tienen que ser introducidas.

 

En un informe reciente de la EBU (“Una historia de tres ciudades”, proyecto europeo PROGRESS, 2007-2013), se estudiaron los problemas de movilidad y transporte con el fin de proporcionar ciudades amigas de las personas mayores con deficiencia visual. Se seleccionaron participantes (con una edad media de 70 años) de entre aquellos que asistieron con regularidad a las actividades organizadas por las asociaciones de ciegos de las ciudades de Tullamore, Salzburgo y Marsella, e informaron de las diferentes barreras a las que se enfrentan al acceder a su comunidad e identificaron varias demandas y factores como puntos de partida para mejorar su movilidad:

    • Despacios al aire libre y edificios: problemas cuando el entorno cambia sin avisar, entradas de los edificios públicos deben estar resaltadas de alguna manera, indicación y separación clara entre rampas y escaleras.
    • Transporte: tener acceso a un servicio puerta a puerta; accesibilidad del servicio; información accesible en relación con los horarios, destinos y localizaciones
    • Participación social: tener personas formadas o acompañantes que proporcionen asistencia personal; acceso a oportunidades de integración así como a grupos especializados
    • Información y comunicación: tener una persona y no una máquina al otro lado de la línea; la gente debería preguntar qué ayuda se necesita.

Resulta inmediatamente evidente que existe una gran brecha entre las funcionalidades absolutamente necesarias requeridas para la movilidad urbana de las personas con deficiencia visual y la calidad o tipos de servicios actualmente proporcionados por las soluciones de ayuda a la movilidad. También merece la pena mencionar que aunque las demandas procedan de las personas mayores, la mayoría de ellas también afectan a las generaciones más jóvenes. En el caso de que hubiesen nuevas tecnologías disponibles, se podría conseguir un valioso intercambio entre esos dos grupos: jóvenes con deficiencias visuales expertos en nuevas tecnologías podrían enseñar a sus compañeros mayores durante actividades comunitarias, y a su vez, los mayores podrían enseñar la forma en la que afrontan con seguridad sus tareas diarias esenciales.

 

Teniendo esto en mente, no cabe duda que responder a estas demandas desarrollando soluciones efectivas de navegación y de ayuda a la movilidad servirá para cumplir con uno de los mayores retos socio-económicos europeos de las próximas décadas.

El Projecto

El objetivo del proyecto es facilitar la vida diaria de las personas invidentes y con discapacidad visual en las exigentes tareas como la participación en la movilidad urbana, proporcionándoles una solución sencilla, efectiva y asequible de navegación puerta a puerta y de ayuda a la movilidad.

 

Al contrario de las herramientas habituales que proporcionan únicamente navegación en exteriores, nosotros también pretendemos resolver situaciones tales como cuando la persona invidente planea un desplazamiento que incluye entornos interiores desconocidos (estaciones de metro, de tren o de autobús), o cuando la persona invidente tiene previsto visitar edificios complejos (centros comerciales, centros de negocios u oficinas públicas).

 

Desde nuestro punto de vista, además de la ayuda que se proporciona en la vida diaria a los ciudadanos invidentes y con deficiencias visuales, el servicio previsto también es de interés para las empresas y organismos públicos (por ejemplo, el gobierno local) en los que trabajen o acudan personas invidentes ayudándoles a integrarse y manejarse por sí mismos en una comunidad abierta.

 

Con el fin de proporcionar un servicio de navegación de puerta a puerta real, que en la actualidad no se encuentra en el mercado, nosotros diseñaremos y desarrollaremos un sistema en el que los servicios de navegación por exteriores puedan ser fácilmente "conectados". Por lo tanto, las aplicaciones que están familiarizadas pueden ser utilizadas en concordancia con el servicio de movilidad por interiores propuesto, dando lugar a soluciones de ayuda a la movilidad puerta a puerta más baratas y más efectivas.